diumenge, 15 de novembre de 2009

En España hay 8.008 reinos de taifas

Ayer, sábado, 14 de noviembre se celebró en Peñíscola la Jornada sobre Urbanismo: "El urbanismo insostenible como detonante de la crisis económico-financiera". Ante una sala completamente abarrotada, con decenas de personas de pie y otros muchos que ni siquiera pudieron acceder a la sala, los ponentes fueron desgranando sus argumentos. Se inició el acto por parte de los presidentes de las dos Asociaciones organizadoras, "Camí Vell" de Peñíscola y "Riu, Surrach i Aiguadoliva" de Benicarló. Posteriormente, Enrique Climent, como presidnte de ABUSOS URBANÍSTICOS ¡NO! presentó a los ponentes. La primera ponencia estuvo a cargo de José Antonio Martín Pallín, magistrado emérito del Tribunal Supremo. El magistrado inició su intervención haciendo referencia al insostenible crecimiento urbanístico que experimentó España en los últimos años, señalando que en estos años incluso había que importar cemento porque en España no se producía bastante. Señaló, esgrimiendo una reciente sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que la demolición es una medida proporcionada y que debe aplicarse para evitar la desmoralización social. A este respecto, señaló que en Lanzarote existen 27 sentencias firmes que ordenan la demolición de 27 hoteles, pero que siguen sin ejecutarse. Por el contrario, cuando las autoridades han tomado medidas para realizar la demolición, ha habido una moción de censura para evitarlo. También señaló el caso de Marbella, donde hay miles de viviendas construidas ilegalmente. Finalmente, hizo referencia a las urbanizaciones visitadas por la mañana en Peñíscola, aludiendo a la existencia de bloques enormes en los que no vive nadie. En este apartado también señaló que los defensores de estas construcciones aluden a los puestos de trabajo que se perderían si se llevara a cabo la demolición. A esto el magistrado señaló que difílmente se pueden destruir puestos de tabajo puesto que la mayoría de los trabajadores son temporales y a la mayoría les gustaría llegar a ser mileuristas. Por otra parte, instó a pensar en los muchos hoteles construidos legalmente en estas zonas a los que los hoteles construidos ilegalmente hacen competencia. Afirmó que se siguen haciendo contrucciones ilegales, no porque seamos intrínsecamente malos, sino porque el delito urbanístico es rentable económicamente. Por ello, incidió de nuevo en que la demolición debe emplearse como una herramienta adecuada, acuñando finalmente el concepto de demolición sostenible.

"En España hay 8.008 reinos de taifas".
Con esta frase, Martín Pallín aludió a que el principio de autonomía local se ha llevado en la materia urbanística hasta sus últimas consecuencias, provocando que cada uno de los 8.008 municipios de España apruebe su propio Plan General sin tener en cuenta el del municipio de al lado. Por ello, ambos ponentes coincidieron en la necesidad de que los planes de urbanismo se elaboren a escala comarcal, tanto para coordinar mejor los planes de los municipios, como para reducir la corrupción en este campo. A este respecto, el magistrado dijo que "El urbanismo es demasiado importante como para dejarlo en manos de los ayuntamientos." En su conferencia, tampoco dejó pasar la oportunidad de recalcar que la jurisdicción contenciosa-administrativa tiene unos efectos limitados y que debe acudirse a la jurisdicción penal que, pese a sus limitaciones, se ha demostrado más eficaz. Respecto al reciente debate sobre si los detenidos en operaciones de corrupción urbanística deben ser fotografiados esposados o no, señaló que considera que no debe realizarse esta exposición, pero indicó que ese no es el fondo del debate. El fondo del debate es el impacto que esta corrupción generalizada tiene en la convivencia social y en la democracia. A este aspecto consideró que la corrupción generalizada tiene unos efectos más devastadores sobre el conjunto de la sociedad que los de un asesinato.
"Impacto social del urbanismo insostenible y sus secuelas sobre la salud"
Bajo este título realizó su intervención Joan Àngel Ramos Escrig. Inició su disertación señalando que él también forma parte de esa nueva especie denominada "urbanizado". Comenzó señalando que solamente con los proyectos existentes desde Burriana hasta Almenara existirían viviendas para más de 2 millones de personas más, añadiendo que probablemente se aprobará una nueva ley para obligar a los madrileños a venir a comprar aquí su vivienda y hacerlos jugar al golf en las decenas de campos de golf en proyecto. Yendo a las consecuencias del proyecto urbanístico sobre las personas , sobre el que este psiquiatra ha centrado su trabajo denominado el "Síndrome de Castelló", señaló que estos proyectos primeramente rompen la red social de apoyo de las personas creando conflictos entre los vecinos, y dentro de las familias. También señaló que la incertidumbre que acompaña a estos proyectos impide a las personas predecir el futuro. Muchas personas afectadas se encuentran con que se ha presentado un proyecto que se realizará dentro de un tiempo indeterminado en que no se sabe si el "urbanizado" mantendrá su vivienda, o perderá su vienda, con su jardín o huerto o sin ellos o bien recibirá una indemnización de la que se desconoce su cuantía.

"La LRAU, una ley para el Sáhara"
El doctor psiquiatra analizó las fases por las que los afectados pasan como la negación y la ansiedad. También indicó que en esta fase la legislación favorece el servilismo, en que los afectados visitan repetidamente el despacho del alcalde buscando una solución particular, lo que crea una dinámica de desconfianza entre los afectados. A este respecto, declaró taxativamente:"Los afectados deben confiar más en sus vecinos que en los concejales". Toda su intervención estuvo jalonada de la frase "Los propietarios urbanizados no existimos" y que por ello, los alcaldes y cargos políticos disponen de sus propiedades libremente. A este respecto, indicó que muchos de los planes urbanísticos no se han realizado en serios despachos sino en otros locales con luces rojas por las noches. El ponente cargó sobre el redactor de la LRAU, Gerardo Roger, aludiendo a que aterrizó en el Sáhara, donde no existían viviendas diseminadas y realizó una ley perfecta para el Sáhara, pero no para la Comunidad Valenciana. Indicó que la propia ley fomenta los conflictos al tratar por igual a todas las personas, cuando hay algunos que pueden estar a favor de los proyectos urbanísticos porque ganarán dinero, pero hay otros que no van a vender a ningún precio porque están vinculados emocionalmente a ese entorno. A este respecto, ironizó señalando que "si alguien le pidiese que le dejara su esposa no se la dejaría a ningún precio."
En conclusión, el ponente aludió al único tratamiento para este síndrome es asociarse. Es necesario que los urbanizadosse relacionen para mantener y reforzar sus redes sociales de apoyo. A este respecto señaló que las asociaciones de vecinos afectados y ABUSOS URBANÍSTICOS ¡NO! están haciendo una gran labor social al canalizar la frustración de los afectados y que esta frustración puede manifestarse en el futuro de forma que todos tengamos que lamentarnos, porque "lo raro es que no nos hayamos vuelto todos locos".
Durante el turno de preguntas se incidió de nuevo en la necesidad de reforzar los mecanismos de control que tiene la oposición en los ayuntamientos y el excesivo poder de los alcaldes, así como la necesidad de acudir a la vía penal, cuando la vía contencioso-administrativase ha mostrado excesivamente floja, empleando la metáfora de que esta vía es como la medicina general y la vía penal es la cirugía. Cerró el acto Enrique Climent, señalando que esta conferencia es el incio de un ciclo que se celebrará en toda la Comunidad Valenciana. Antes de concluir el acto representantes de las dos asociaciones organizadoras hicieron entrega a sendos obsequios a los ponentes.
En próximas horas ampliaremos la noticia.