dimecres, 18 d’agost de 2010

El paisaje perdido de Peñíscola... al diario PÚBLICO


Peñíscola, 1966 // Pocos adivinarían que esto que aquí vemos fue Peñíscola. Aquella construcción que se alza en el horizonte marino es el primer hotel que se construyó en su playa, la misma donde Berlanga rodaría su inolvidable ‘Calabuch’ y Anthony Mann su infiel y entretenida ‘El Cid’. El cine puso en órbita a Peñíscola, pero también activó los implacables resortes de una codicia urbanística que trajo, ciertamente, prosperidad a muchas familias del lugar, pero que no perdonó ni un solo metro cuadrado de aquellos parajes legendarios que alguna vez contemplaron con melancolía los ojos derrotados del Papa Luna. Si el pobre levantara la cabeza, haría tal vez dos cosas: excomulgar a media comarca y volver a morirse.
Aquí está el enlace a la noticia: